Didáctica de la Filosofía

Publicado el 23 de Noviembre, 2006, 11:23

http://www.elcaribecdn.com/articulo_caribe.aspx?id=106866&guid=8A2947FEE8124D33B634D089A86FEF7D&Seccion=4

 

Día Mundial de la Filosofía

La enseñanza de la filosofía debiera ser impartida por profesionales cualificados e instruidos específicamente para tal efecto, y no estar supeditada a consideraciones económicas, técnicas, religiosas, políticas o ideológicas

 

Por David Álvarez Martín / El Caribe

Martes 21 de noviembre del 2006

 

La UNESCO ha designado el 24 de noviembre de cada año como Día Mundial de la Filosofía. En República Dominicana la filosofía fue extirpada del programa de enseñanza media y no hay voluntad política o educativa que desee reinsertarla.

No hay el menor intento significativo durante décadas de colocar la educación básica y media a la altura de un país civilizado.

Agotado, frustrado, simplemente comparto algunos puntos de la declaración de Santiago de Chile a favor de la filosofía.

La filosofía se ocupa de los problemas universales que afectan a todos los hombres y mujeres por igual, acerca del sentido de la vida, del valor de los derechos humanos y del destino del planeta.

Cada una de estas preocupaciones se hace presente en nuestra historia y en las diversas formas en que organizamos nuestras comunidades.

La enseñanza de la filosofía, que es una forma de ejercicio profesional de la filosofía, y que consiste en promover la independencia de criterio, la reflexión crítica y la resistencia a todo modo de pensar que busque convertirse en hegemónico, constituye un valor imprescindible en la educación de cualquiera persona que debe prepararse para asumir responsabilidades ante los grandes desafíos que le presenta la actual interdependencia de las naciones, la complejidad creciente del mundo contemporáneo, en el plano ético, político y jurídico.

Todo individuo tiene derecho a dedicarse al libre estudio de la filosofía, bajo cualquier forma y en cualquier lugar del mundo.

La enseñanza de la filosofía debe mantenerse, defenderse y ampliarse en todo el sistema educativo formal donde ya existe, implantarse donde aún no existe, y reponerse allí donde ha sido dejada de lado por diferentes razones, sean éstas de carácter utilitario, tecnocrático o economicista.

Ahí donde la filosofía se imparte, debe ser nombrada explícitamente con la palabra “filosofía” y debe estudiarse en unidades académicas autónomas.

La enseñanza  de la filosofía debiera ser impartida por profesionales cualificados e instruidos específicamente para tal efecto y no estar supeditada a consideraciones económicas, técnicas, religiosas, políticas o ideológicas.

Manteniendo su autonomía, la enseñanza de la filosofía debiera vincularse, en la medida de lo posible, a la formación académica y profesional en todos los campos del saber y de la actividad humana.

 

David álvarez Martín es filósofo
davidalvarez144@yahoo.com