Didáctica de la Filosofía

Publicado el 8 de Mayo, 2006, 19:51

http://www.el-esceptico.org/ver.php?idarticulo=19

El Escéptico, número 16

 

Propuesta didáctica para desarrollar el el pensamiento crítico pedagógico

 

Mejorar la calidad de la educación implica la planificación y la regulación de los procesos de profesionalización, actualización y capacitación del licenciado en educación. Para ello, una vía es favorecer el pensamiento crítico pedagógico.

Ana Elsy Díaz Monsalve y Ruth

 

Una de las vías fundamentales que se presentan como solución al problema actual de la profesionalidad del licenciado en educación, al menos en nuestro país (Colombia), la constituye la transformación de la enseñanza actual en las áreas de formación pedagógica impartida en las facultades de educación, entre ellas, el área de Corrientes Pedagógicas, de tal manera que se favorezca el desarrollo de los procesos cognitivos básicos y de orden superior (Prieto, 1994) como el pensamiento crítico pedagógico (Díaz, 2002), indispensable para el ejercicio de un comportamiento científico, dialéctico y autónomo por parte del docente.

EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO CRÍTICO Y EL PENSAMIENTO CRÍTICO PEDAGÓGICO
El pensamiento crítico se constituye en un tipo especial de pensamiento, con una estructura y función particular que lo caracteriza y lo diferencia de otros procesos psíquicos pertenecientes al nivel del conocimiento racional (Krapivin, 1987) —como el pensamiento creativo y reflexivo—, con los que entabla relaciones de mutua interdependencia.
Este tipo de pensamiento se dirige hacia unos objetivos cognoscitivos específicos, que difieren de los propósitos de enseñanza, de aprendizaje y de las actividades concretas a través de los que se orientan otros tipos de pensamiento, diferenciándose también en la estructura y la función particular que caracteriza a cada uno de ellos.
Cuando en el proceso cognitivo la interacción entre el sujeto que aprende y el objeto está orientada desde un pensamiento crítico, esta interacción es mediatizada a través de un sistema de criterios desde los cuales se analizan, sintetizan, abstraen y generalizan, principalmente, las relaciones de coherencia, de contradicción y de ambigüedad que se presenta entre los objetos, los fenómenos o los sistemas de ideas y entre los aspectos esenciales que los constituyen.
Así, el resultado de la acción del pensamiento crítico, se centra en el descubrimiento y puesta en evidencia de estas relaciones, lo que faculta al sujeto para hacer valoraciones críticas con rigor, detectando los puntos débiles y fuertes (Smirnov, Leontiev y otros. 1961; Lipman, citado por Maclure, y Davies, 1994).
Cuando se piensa en promover el desarrollo del pensamiento crítico en los estudiantes mediante el proceso de enseñanza, se debe tener claro en que éste adquiere una particularidad especial dependiendo del contenido específico en el que se desarrolla.
Si de lo que se trata es de favorecer el desarrollo del pensamiento crítico en los estudiantes de la licenciatura en educación, en el contenido específico del área de Corrientes Pedagógicas, se debe anotar que este tipo especial de pensamiento se orienta hacia lo que, desde el marco de la presente investigación, se denomina pensamiento crítico pedagógico, asumido como una especialidad —estructural y funcional—, del pensamiento crítico en general, entendido como un proceso cognitivo de orden superior (Prieto, 1994) perteneciente al nivel racional (Krapivin, 1987), que presenta las siguientes características:
1.— Se realiza desde unos criterios, permitiendo la elaboración de críticas que reflejan subjetivamente los contenidos objetivos de las diferentes corrientes pedagógicas.
2.— Su desarrollo es una consecuencia del sistema de actividades que estructuran la propuesta metodológica para la enseñanza y el aprendizaje de las diferentes corrientes pedagógicas.
3.— Se forma, se desarrolla y se expresa en actividades estructuradas y con sentido, que implican orientaciones, ejecuciones y controles desde los cuales el sujeto que aprende ejercita principalmente los procesos de análisis, síntesis, abstracción y generalización en los contenidos del área, y que actúan como procesos básicos para el ejercicio de procedimientos mentales de orden superior como la búsqueda de relaciones de coherencia, de contradicción y de reconocimiento de aspectos ambiguos.
4.— Se forma y se desarrolla inicialmente en un plano social, en la relación con otros sujetos, favoreciéndolo con la interacción en las actividades de enseñanza. Así, se piensa críticamente en las diversas corrientes pedagógicas, bajo la influencia de los factores sociales, culturales e históricos y desde la integración de las cualidades de la personalidad del individuo que lo diferencian de los otros sujetos. Así mismo, se piensa críticamente en las diferentes corrientes pedagógicas vivenciando esta acción en lo social, lo cultural, lo cognitivo y en lo afectivo, aspectos que manifiestan una relativa interdependencia, siendo el estado emocional un factor del desempeño intelectual, y viceversa.